Energía y centrales térmicas

Energía y plantas eléctricas

El crecimiento demográfico - unos 80 millones cada año - y los países en proceso de industrialización crean necesidades enormes de energía eléctrica. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE), la demanda mundial de energía aumentará en aproximadamente un 65% en 2035. Una fracción importante de la energía requerida continuará a cargo de las centrales térmicas – sobre todo aquellas que utilizan combustibles fósiles  y las centrales nucleares. Fuentes "renovables" de energía, como la energía fotovoltaica (PV), serán otra espina dorsal de nuestro suministro de energía. Poner la energía renovable en la red requiere potentes dispositivos de almacenamiento de energía y de conversión, como supercondensadores, baterías o pilas de combustible.

Para que estas tecnologías trabajan con la máxima eficacia, todos los componentes de las instalaciones de energía tienen que rendir al más alto nivel: ya sean el control de la química del agua en las centrales térmicas, el procesamiento químico húmedo de las células solares y los electrolitos de la batería, o las mediciones electroquímicas de dispositivos de almacenamiento de energía, Metrohm ofrece la solución analítica adecuada.

Análisis en centrales eléctricas

La mayor parte de la electricidad se genera en centrales de combustibles fósiles o de energía nuclear. A la base de estos métodos de producción de energía es un ciclo agua-vapor que impulsa las turbinas. Las condiciones extremas dentro del reactor causan corrosión, la cual reduce la producción de energía, provoca paradas e incluso compromete la seguridad de la central.
Por estas razones, resulta vital monitorizar la química del agua en las centrales eléctricas. Lea más acerca de los problemas a los que se enfrentan las centrales eléctricas y qué soluciones puede aportar Metrohm:

Medida de la corrosión Química del agua para dos circuitos de agua Química del agua para tres circuitos de agua

Energía fotovoltaica

Las células de energía fotovoltaica (PV) o células solares transforman la energía de la luz directamente en electricidad. Los tipos de células solares más comunes son las células de silicio monocristalino o policristalino así como las células solares de capa fina y las células multicapa de tercera generación.

Además del análisis totalmente integrado de los baños para silicio cristalino, células de capa fina (CIS/CIGS, CdTe, a-Si) y de otros tipos de células, ofrecemos métodos para controlar en tiempo real las velocidades de corrosión y las características de la superficie. También suministramos aparatos y métodos para realizar de forma fácil análisis de procesos (foto-)electroquímicos en todos los tipos de células solares, incluidas las células sensibilizadas por colorante.

Energía fotovoltaica

Almacenamiento y conversión de energía

La oferta y la demanda de energía rara vez coinciden. La energía no puede almacenarse de forma muy eficiente. Como consecuencia la energía renovable, cuya producción es dependiente de factores como el viento y el sol, no está disponible siempre que la necesitamos. Los sistemas de almacenamiento (EES) de energía electroquímica, química y eléctrica (principalmente baterías, supercondensadores y pilas de combustible) representan un medio prometedor para equilibrar la disponibilidad y la demanda de energía.

Metrohm es sinónimo de electroquímica; por eso, investigadores en todo el mundo utilizan nuestros sofisticados aparatos para la producción, caracterización y desarrollo de materiales y células.

Almacenamiento y transformación de energía